Select Page

El oro y el gas natural están listos para algunos cambios concretos en 2019. Desde el punto de vista del mercado actual, 2019 podría ser el mejor año para el oro en los últimos tiempos. Aunque el oro ha estado en declive en los últimos años, eventos como el Brexit y las disputas comerciales entre Estados Unidos y China han abierto nuevas oportunidades para los inversores. La Reserva Federal aumentó varias veces las tasas en el último año y puede que vuelva a aumentarlas, pero existe una alta posibilidad de que bajen pronto.

Gracias a las proyecciones que indican que las tasas de interés bajarán a finales de año, el oro acapara actualmente la atención. Los bancos están tomando nota y han empezado a entrar en acción. En 2018, los bancos centrales alcanzaron el segundo resultado anual más alto que se haya registrado en compra oro. Los bancos centrales de todo el mundo están diversificando sus reservas y orientando sus inversiones a activos seguros. Este año, el oro se ha convertido en una de las inversiones más seguras y lucrativas. Los bancos centrales de países como Rusia, Turquía, India, Irak, Polonia y Hungría están haciendo una gran inversión en oro.

El precio del oro está en aumento y no muestra signos de desaceleración. En los últimos tres meses, el precio del oro ha aumentado alrededor de nueve por ciento. El precio se ha mantenido constantemente entre $ 1.217 y $ 1.330, pero para fines de 2019, se espera que llegue a $ 1.400. El comercio del oro y la inversión en este mineral tendrá su mejor año en décadas, pero no podría afirmarse lo mismo del gas natural.

El futuro del gas natural luce bastante sombrío para 2019. En el último año, el gas natural evolucionó y tuvo un importante aumento de 30%. Este enorme incremento significa que el gas natural se dirige hacia una caída predecible. La culminación del invierno es también un factor importante para que el gas natural caiga a su punto más bajo este año. En la medida en que cambian las estaciones, las inversiones en industrias de gas natural tienden a ser riesgosas. Pese a que las proyecciones son variadas, es probable que el gas natural toque fondo este año.

Aunque el precio del gas no ha fluctuado demasiado en el último año, todo podría cambiar. Algunos expertos en inversiones coinciden en que los precios del gas natural podrían remontar en 2019. El alza de los precios podría provocar a la larga una caída en 2019. No hay garantía de que estas predicciones se cumplan pero hay elementos confiables que las respaldan. Solo el tiempo dirá cuál será el comportamiento del oro y el gas natural en 2019.